Las cuatro averías más comunes en las calderas de gas

instalar-caldera

Las cuatro averías más comunes en las calderas de gas

Las cuatro averías más comunes en las calderas de gas
5 (100%) 5 votes

¿Cuáles son las averías más comunes en en las Calderas de gas en Madrid? Desde Instalaciones Rubio trataremos de acotar las cuatro averías más habituales que ocurren en una caldera de gas. Algunas de estas averías pueden ser reparadas sin dificultad, sin embargo, se debe tener mucho cuidado con lanzarse a reparar cualquier sin tener los conocimientos convenientes. Ya que el problema podría agrandarse. Nuestra recomendación es que confíes la reparación a Instaladores de Gas Madrid profesionales.

Averías detectadas en las calderas

Hay que tener claro en todo instante que estamos manipulando una caldera de gas con agua y electricidad, lo que puede ser peligrosísimo, hasta llegar al peligro de explosión. Además de esto, la mayor parte de las calderas actuales, incluyen una placa electrónica de control que complica mucho las reparaciones de calderas. A continuación, desde Instalaciones Rubio damos unas pautas de las posibles averías y soluciones.

Falta de gas

Este problema se detecta cuando la caldera hace chispa sin encenderse. En este caso, la solución es comprobar que todas y cada una de las llaves del gas estén abiertas, el contador en orden y que llega gas a su residencia.

Presión del agua

La presión sea la adecuada ha de estar entre 1,2 y 1,5 bares con los radiadores fríos. Lo normal es que ascienda hasta 2 bares con la calefacción encendida. Si la presión es baja continuamente, podemos tener una fuga en la instalación. Por eso se debe repasar todas y cada una de las uniones entre los radiadores, purgadores y cañerías. Asimismo hay que supervisar el sensor del agua para asegurarnos que no está desconectado. Si por contra, la presión del agua es más alta de lo normal, la anomalía puede venir tanto de la instalación, como de la válvula de seguridad.

Para corregir los niveles de presión hay que manipular la llave de llenado de la caldera hasta que el manómetro marque 1,5.

Bloqueo de la bomba

Este bloqueo puede derivar en que la temperatura sube rapidísimo y de súbito se apaga. El origen de la avería puede ser un sensor deteriorado o bien un defecto en el cableado. Es un problema serio y requiere la ayuda de un técnico de calderas profesional que conozca la instalación para desbloquear la bomba.

Obstrucción en la salida de humos

Esto puede ser causado porque el monóxido de carbono que desprende la caldera no se está evacuando por el conducto de salida y la caldera se bloquea para resguardar el hogar de los gases tóxicos. Es una avería muy grave por el hecho de que el humo es peligroso de respirar. Si percibimos que huele a gas, hay que dejar de emplear la caldera hasta el momento en que venga el técnico de la caldera.

¿Has sufrido alguna de estas averías en tu caldera? Si sufres alguno de estos problemas y necesitas renovar tu instalación, no dudes en contactar con Instalaciones Rubio.

No Comments

Post A Comment